Página principal

DuPont

versão portuguesa

nuestro email






I Premio DuPont de ciencia: Joaquín Barluenga Mur


El I premio DuPont de ciencia se celebró en en 1991 y estuvo caracterizado por la ilusión de una propuesta naciente y por la presencia de uno de los más destacados científicos de nuestro país, Severo Ochoa premio Nobel por hallazgos que condujeron a descifrar la clave del código genético como presidente del jurado.

La dotación económica, dos millones de pesetas, hizo de él uno de los premios científicos más importantes y atractivos del país. La primera convocatoria quiso distinguir el artículo periodístico o el trabajo científico más destacado en el ámbJoaquin Barluenga I premio DuPontito del Principado asturiano que pusiera la ciencia al servicio del hombre, según las bases, el premio no podía ser declarado desierto.

El 4 de enero de 1991 tuvo lugar en Oviedo la presentación y convocatoria del premio DuPont de ciencia, a ella asistieron autoridades del principado y el entonces director general de DuPont Ibérica en Asturias, William O. Walker. El director del proyecto DuPont en Asturias, William Walker expresó que con el galardón se pretendía promover la idea de que nuestro propósito como industria química es servir a la humanidad y no simplemente fabricar".

Durante la presentación el profesor Severo Ochoa manifestó: Es preciso crear una atmósfera apropiada para conseguir la existencia de una masa crítica de científicos en las diversas capitales españolas [...] Es fundamental para el buen funcionamiento de las sociedades que las grandes empresas apoyen en la mayor medida de lo posible la investigación científica, puesto que si no, difícilmente tendríamos progreso y bienestar. Además este tipo de empresas también crecen gracias a sus apoyos a la ciencia. En el caso de DuPont, lleva más de dos siglos con iniciativas de este tipo, y ya se ve lo bien que le va". El distinguido científico apuntó la necesidad de que las grandes empresas apoyen a la ciencia a través de fundaciones, becas a jóvenes científicos y otros estímulos".

Asimismo, la importancia que Severo Ochoa concedía al premio se resume en sus palabras : Uno de mis deseos más vivos es que España se incorpore de lleno a la promoción y el desarrollo de la investigación científica de una manera análoga a lo que hacen los países más avanzados. Yo quisiera que España compitiese científicamente, en buenas condiciones, con estos países. La ciencia siempre vale la pena porque los logros pueden convertirse, más tarde o más temprano, en algo útil para la sociedad. El conocimiento eleva nuestra categoría humana".

La consejera de Industria, Comercio y Turismo del Principado clausuró el acto de presentación con unas palabras elogiosas para DuPont, en las que resaltaba su enorme esfuerzo [...] en la búsqueda de sinergia con el empresariado asturiano" para llevar adelante su proyecto en la región y para estrechar los lazos con la comunidad asturiana"

A aquella primera edición optaron los trabajos aparecidos entre el 1 de enero {short description of image}y el 31 de diciembre de 1990. Los finalistas fueron seleccionados en septiembre y el fallo apareció a finales de año. El jurado estuvo formado por renombradas personalidades internacionales de la investigación, la ciencia y la técnica . He aquí la relación completa : el Nobel asturiano Severo Ochoa, el científico Yoshito Kaziro, del Instituto de Ciencia Médica de la Universidad de Tokyo, Albert Johnson, vicepresidente de Asuntos Académicos de la Universidad Estatal de San Diego, Francisco Grande Covián, profesor emérito del Departamento de Bioquímica de la Universidad de Zaragoza, Santiago Grisolía, director del Instituto de Investigaciones Citológicas de Valencia, Julio Rodríguez Villanueva, director del Departamento de Micobiología y Genética de la Universidad de Salamanca, Andrés Pérez Masía, miembro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Marino Gómez-Santos, escritos y periodista y Ángeles Álvarez, directora del FICYT.

La noche del 26 de noviembre de 1991 se hizo público el fallo del I premio DuPont de Investigación científica, en el Hotel de la Reconquista de Oviedo. Al acto asistieron la totalidad de los miembros del jurado, el presidente del Principado, William Walker e importantes figuras de la Universidad y del mundo empresarial asturiano.

El I Premio Dupont fué para el profesor José Joaquín Barluenga Mur, director del Departamento de Química Organometálica de la Universidad de Oviedo. Barluenga Mur fue galardonado por su trabajo de investigación en el campo de la química organometálica, publicado en libros de texto y artículos especializados.

José Barluenga está considerado uno de los investigadores científicos más destacados de la Universidad de Oviedo. En aquel momento estaba trabajando en el desarrollo de nuevos métodos de síntesis y en el estudio d e los mecanismos de las reacciones orgánicas. Fundamentalmente utilizaba compuestos organometálicos y, de tener éxito, esta investigación podía conducir a la síntesis de nuevos productos con aplicaciones muy diversas. Por ejemplo, en el campo de la farmacia de la agricultura, de la química fina, que es la de alto valor añadido, y de la química de polímeros.

El ganador manifestó: básicamente mi trabajo consiste en conseguir síntesis orgánicas cada vez más complejas, con la ayuda de metales, para su posterior aplicación en la industria". Además se mostró muy satisfecho por haber sido galardonado con el premio, máxime por la relevancia de los miembros que han formado el jurado, lo que me llena aún mucho más de satisfacción y me anima a seguir trabajando en la Universidad de Oviedo".

 

Premio DuPont de la ciencia

© Mayo 2002